mujer-sindrome-cuidador-burnout

Síndrome del cuidador, qué es y cómo podemos prevenirlo

El Síndrome del Cuidador, también llamado Burnout, es un trastorno común en personas que tienen el rol principal en el cuidado de una persona dependiente. En especial, si es un integrante de la familia y se caracteriza por el agotamiento físico y mental del cuidador.

Esta situación sucede, debido a que los hábitos de vida del cuidador cambian totalmente para adaptarse a la condición del familiar con dependencia, que demanda gran responsabilidad, esfuerzo y tiempo, afectando su calidad de vida.

De igual forma, el cuidador debe afrontar una situación repentina para la cual no está preparado, consumiendo su tiempo y aplazando proyectos importantes de su vida. El Burnout es un síndrome producido por el estrés crónico de enfrentarse día a día a la enfermedad de la persona dependiente, implicando tareas monótonas y repetitivas que producen una sensación de agotamiento físico y mental.

Además, los familiares que cuidan a la persona, por lo general, no cuentan con toda la formación necesaria para atender al enfermo. Por tal motivo, es frecuente que el cuidador presente dudas acerca de la aprobación de lo que se está haciendo.

Síntomas comunes del Síndrome del Cuidador

Los síntomas más comunes que pueden dar una señal del Síndrome del Cuidador y que se pueden encontrar, son los siguientes:

  • Frustración, desmotivación e irritabilidad.
  • Fatiga y agotamiento.
  • Agobio continuado con sensación de incapacidad para afrontar los problemas.
  • Despersonalización y deshumanización
  • Actitudes y sentimientos negativos hacia la persona que se cuida.
  • Bajo estado de ánimo.
  • Síntomas psicosomáticos: alergias, cefaleas, lumbalgias, trastornos gástricos, entre otros.
  • Comportamientos repetitivos y sensación de vacío personal.

Estos síntomas afectan las demás áreas de la vida del cuidador, como el trabajo, el estudio, la familia, la vida social, y cuidado personal. Pueden prolongarse hasta que finalice la labor de cuidado, por lo que se hace necesaria una atención especializada para solucionarlo.

¿Cómo prevenirlo?

Para prevenir y superar el Síndrome de Burnout, los cuidadores deben recordar que son parte esencial del cuidado de la persona. Por lo tanto, deben atender sus propias necesidades, cuidando de sí mismos para ofrecer una adecuada ayuda a su familiar.

Un cuidador descansado provee mayor calidad y buen trato al enfermo. Además, tendrá recursos físicos y mentales para hacerle frente a las tareas diarias, logrando equilibrar sus actividades con la función de cuidador sin afectar su calidad de vida.

Sin embargo, algunas personas son más propensas a desarrollar el Síndrome, por las características propias de vida, si capacidad de afrontamiento, flexibilidad para la adaptación a los cambios, autoconcepto o su necesidad de aprobación.

Si eres cuidador, acá te recomendamos una serie de pautas para prevenir o superar el síndrome:
  1. Identificar las capacidades y riesgos de la persona cuidada, establecer qué tareas puede realizar por sí solo, y así permitirle mayor autonomía.
  2. Ser asertivos, saber decir “NO” y aprender a no ceder a todas las solicitudes de la persona cuidada.
  3. Descansar, tomarse unas horas para hacer lo que te gusta y despejarte.
  4. Hacer ejercicio, sea solo o con la persona cuidada.
  5. Tener una alimentación adecuada, sin descuidar ninguna comida y que sean balanceadas.
  6. Pedir ayuda cuando lo consideres necesario, no siempre se puede hacer todo solos.

No permitas que la preocupación por la salud del otro acabe con la tuya. En caso de tener más dudas o necesitar ayuda, nosotros estamos para escucharte. Puedes solicitar una cita con nuestros psicólogos que te ayudarán y te brindarán la mejor orientación.

Otros contenidos que pueden ser de tu interés: ¿Cómo diferenciar entre la tristeza y la depresión?