mujer-zona-intima-cuidar

Cuidar tu zona íntima nunca fue tan fácil

Mantener una correcta higiene de la zona íntima es muy importante para las mujeres, sin importar la edad. Es algo que debe ser una preocupación para evitar posibles enfermedades o infecciones.

Durante años, la industria de comercio nos ha vendido la idea que, debemos emplear ciertos productos para mantener limpia nuestra zona íntima. Además, nos han hecho creer que, al no utilizarlos, tendremos mal olor y podemos estar más propensas a infecciones.

Sin embargo, la realidad es otra muy diferente. Para cuidarnos no requerimos comprar productos costosos, ni usar protectores y mucho menos desodorantes o duchas vaginales.

Por tal motivo, compartimos contigo 5 tips para que los tengas en cuenta al momento de cuidar tu zona íntima y veas lo simple que es.

Evita todo aquello que aumente el calor excesivo y la humedad de tu vagina

Recuerda que los hongos tienden a crecer más fácil en condiciones de humedad y calor. Por eso, evita utilizar los protectores “higiénicos”, debido a que estos al pasar tanto tiempo en la vagina, van a propiciar la aparición de infecciones por hongos.

Trata de utilizarlos solo durante el periodo, y en caso de hacerlo, recuerda que debes cambiarlos máximo cada 4 horas. Aunque debes recordar que también tienes la opción de la copa menstrual.

De igual forma, es recomendable usar solo ropa interior de algodón, evitando la ropa de lycra y preferir la ropa suelta. También te recomendamos, secar muy bien tu zona íntima luego de ir al baño o tras la ducha. También después de cualquier actividad que produzca humedad, como el ejercicio o las relaciones sexuales.

En caso de ir a la piscina o el mar, recuerda no quedarte con el vestido de baño húmedo y cambiarlo inmediatamente te salgas o termines la actividad.

Debes evitar aplicar productos no medicados en tu zona íntima

La vagina tiene naturalmente una flora bacteriana normal, que la protege para que no entren bacterias y hongos productores de infecciones.  El principal componente de esa flora, son los lactobacilos y funcionan como soldados protegiendo tu zona íntima.

Por tal motivo, las duchas vaginales, como los desodorantes, jabones íntimos, y demás productos no medicados que utilices, pueden producir la muerte de los lactobacilos y dejar vía abierta a infecciones en tu zona íntima.

Limpiarte adecuadamente es importante

En la zona perineal, la vagina queda muy cerca del ano y este tiene bacterias propias de las heces. Por tal motivo, debes ser muy cuidadosa al momento de limpiarte luego de ir al baño. Recuerda siempre limpiarte de adelante hacia atrás y nunca en sentido contrario, así evitas arrastrar bacterias desde el recto hacia la vagina.

Luego de las relaciones sexuales, ponte de pie y ve al baño

Evita quedarte acostada luego de tener relaciones sexuales, para que el semen pueda salir de la vagina y así prevenir los cambios del PH vaginal. El PH normal de tu zona íntima es ácido y el del semen es básico, cuando este se queda por mucho tiempo en la vagina, puede cambiar el PH normal y favorecer las infecciones.

Al terminar la relación sexual, ve al baño, orina y lávate en lo posible con agua secándote muy bien. De esta manera, podrás evitar infecciones vaginales y urinarias a repetición. Recuerda que lo ideal es usar condón cuando tienes relaciones sexuales para protegerte.

No es necesario que compres jabones íntimos

Puedes emplear un jabón de PH neutro para bañarte, con este mismo, puedes lavar tu ropa interior y el monte de venus. Recuerda que por dentro de la vagina no debes emplear jabón y ni mucho menos esponjas, solo debes utilizar agua.

Como puedes ver, cuidar tu zona íntima es muy sencillo y no requieres de productos costosos o adicionales para hacerlo. Al contrario, se trata de estar más cómodas y libres.

De igual forma, queremos contarte que, aunque nos han hecho creer que la vagina es “sucia” y que tiene un mal olor, esto no es así. Nuestra zona íntima tiene naturalmente un poco de humedad, que sirve entre otras cosas, para evitar el roce entre los labios al caminar.

Sin embargo, la vagina no debe tener mal olor, ni flujo excesivo, ni debe picar. En caso de aparecer estos síntomas, puede ser porque no estás siguiendo alguna de las recomendaciones anteriores.

En caso de que tengas más dudas o sientas algún síntoma como picazón o irritación, puedes solicitar una cita con nuestros especialistas en ginecología para asesorarte, nosotros estamos para escucharte.

Otros contenidos que pueden ser de tu interés:

¿Quieres hablar con un experto sobre este tema? Conéctate con cualquiera de nuestros especialistas en ginecología.