Como podemos cuidar en casa de la salud mental

La nueva normalidad que vivimos, a causa de la pandemia por el COVID – 19, ha ocasionado un incremento considerable en los problemas de salud mental de la población. Esto debido a las medidas tomadas para prevenir la propagación del virus, donde se recurre al aislamiento social y al encierro prologado en los hogares.

De igual forma, este aumento en las enfermedades mentales generó una alerta importante a nivel mundial. Además, se logró evidenciar síntomas y patologías no previstas anteriormente, producto de los efectos de estar encerrados por periodos prolongados de tiempo.

Además, gracias al internet y los medios de comunicación las personas podían estar informadas de la situación. Sin embargo, a largo plazo esto ocasionó una saturación de la información provocando un aumento en la preocupación e inseguridad de las personas.

Esta situación sumada a otras problemáticas como la pérdida de empleos, las dificultades económicas, la soledad, el cierre de empresas y muerte de personas cercanas, entre otras, fueron los desencadenantes del incremento de las enfermedades de salud mental.

Por esta razón, expertos en salud mental de Latinoamérica, España y Estados Unidos advierten sobre la importancia de dar visibilidad a los trastornos mentales. Debido al incremento evidenciado en enfermedades como la depresión, la ansiedad, el estrés e incluso en los suicidios como consecuencia de la pandemia.

Consejos para cuidar la salud mental

En los primeros meses de pandemia las medidas restrictivas fueron más estrictas, generando un aumento considerable en la cantidad de personas con enfermedades mentales.

Con más cantidad de personas siendo tratadas por enfermedades mentales, la nueva normalidad a la nos debemos enfrentar requiere adoptar hábitos de vida diferentes. A continuación, te contamos algunos hábitos sencillos que todos podemos realizar en nuestra casa para prevenir el aumento de estas patologías.

Mantener contacto con amigos y familiares: las nuevas tecnologías aportan herramientas como el chat y las video llamadas, para no perder el contacto con amigos y seres queridos.

Mantenerse ocupado: seguir rutinas es un hábito necesario. Debemos continuar durmiendo las horas, alimentarnos cumpliendo los horarios, continuar con rutinas de cuidado corporal es importante.

Además, en caso de trabajar desde el hogar, se debe tener el tiempo adecuado y dispuesto para cumplir con las labores diarias en un espacio cómodo.

Realizar actividad física si es posible, realizar estiramientos y ejercicios acorde a la capacidad personal y del espacio con el que se cuenta en el hogar.

Dedicar tiempo a la preparación e ingesta de los alimentos, manteniendo una alimentación sana y balanceada.

Sacar tiempo a la lectura o pasatiempos según los gustos de cada persona para mantener activa la capacidad creativa e imaginación de cada persona.

Aprovechar el tiempo en familia: recurrir al dialogo, solicitar ayuda cuando es necesario y apoyarse mutuamente. Empatizar con los demás es importante en especial cuando compartimos por tiempos tan prolongados el mismo espacio.

Recuerda que, de necesitar asesoría, debes buscar ayuda en los momentos donde te sientas desbordada física y emocionalmente. Para poder hacerles frente a las actividades básicas, es posible que debas acudir a los profesionales de la salud para facilitar el proceso, principalmente si anteriormente ya se tuvo un diagnostico de enfermedad mental. Si tienes más dudas, te invitamos a solicitar una cita con nuestros especialistas, estamos para ayudarte.

Otros contenidos que pueden ser de tu interés:

¿Qué es la ansiedad y cómo manejarla?
Conoce un poco más sobre el COVID-19

¿Quieres hablar con un experto sobre este tema? Conéctate con cualquiera de nuestros especialistas en psicología.