Consejos para regresar a lo saludable, después de fin de año

Todos hemos realizado en fin de año el propósito de ponernos en forma y tener hábitos más saludables, en algún momento de nuestra vida. Esto en parte, para mejorar nuestra calidad de vida o porque en estas fechas es normal que nos descuidemos y comamos un poco más de la cuenta.

Diciembre es un mes que suele ser de libertad, dónde muchos nos damos un pequeño break en los cuidados que tenemos durante todo el año. Es un mes cargado de celebraciones, comida y vacaciones donde todos disfrutamos a pesar de las contingencias existentes por el COVID – 19.

De igual forma, en 2020 muchas personas canalizaron la incertidumbre y ansiedad del aislamiento preventivo en la comida, excediéndonos un poco en nuestra alimentación. Por este motivo, muchas personas llegan a esta época con un exceso de peso que no es habitual.

La cuestión es que, muchas veces no fuimos moderados en el consumo de alimentos y licores. Además, nos alejamos un poco de la actividad física y por eso ahora nos preguntamos: ¿qué voy a hacer con estos excesos que cometí este fin de año?

Lo primero es no culparnos, nada ganamos lamentándonos por lo que hicimos en estas fechas especiales, así que el primer paso es dejarse de culpar. Debemos dejar de pensar en esa comida demás que agregaste o por esos días que te olvidaste del gimnasio.

Lo mejor que puedes hacer, es comenzar a pensar en cómo iniciar o retomar esos hábitos saludables que ya había cultivado, de ahí la importancia de ponernos metas. Pero unas metas que sean reales y no a corto plazo, como perder 10 kilos en un mes o volver una rutina saludable inmediatamente.

Lo más importante es ser conscientes del cambio que queremos lograr y empezar a trabajar por él, con la ayuda de profesionales, que puedan planificar y organizar nuestra alimentación y actividad física de la mejor manera.

¿Cómo podemos lograrlo?

A continuación, te damos unos tips y consejos que pueden ayudarte en este proceso para volver a un estilo de vida saludable:

Crea un horario de comidas

Intenta realizar un horario con los momentos de alimentación diarios, esto te permitirá tener un control sobre las comidas que realizas. No necesariamente tienes que comer a la misma hora todos los días, pero trata de cumplir con la cantidad de comidas en el día.

Mantén una buena hidratación

Es recomendable llevar contigo un termo o recipiente, que te asegure que podrás tomar agua durante el día. Recuerda que la hidratación debe ser con agua, no utilices ningún otro tipo de bebidas y menos las azucaradas o gaseosas.

En caso que te dificulte consumir agua por no tener sabor, puedes hacer infusiones a partir de las cascaras de alguna fruta. También puedes agregarle algunas gotas de limón para darle un ligero sabor.

Consume frutas y verduras

Estos alimentos contienen vitaminas, minerales y antioxidantes que son fundamentales en los procesos regenerativos del organismo. Si durante diciembre nos excedimos un poco, estos alimentos van a ser protagonistas en darle ese toque saludable a nuestro cuerpo.

Lo ideal es consumir al menos cinco porciones de frutas y verduras al día, una o dos al desayuno, una porción de fruta entera a media mañana. Además, una ensalada o verdura cocida para acompañar el almuerzo y una fruta a media tarde. En la noche, una ensalada o verdura para acompañar la cena, como parte de una alimentación fraccionada y saludable.

Tener una nutrición consciente

El tamaño de las porciones, el consumo de todos los grupos de alimentos, evitar los fritos, alimentos procesados y alimentos azucarados es muy importante. Evita el consumo de alimentos que contengan entre los primeros componentes azúcar, fructosa, glucosa, sacarosa o jarabe de maíz.

Todo lo anterior conlleva a elecciones sanas, en donde aprendes a elegir conscientemente los alimentos que son beneficiosos para tu cuerpo y tus objetivos. Recuerda que no se trata de aguantar hambre o no comer nada, lo importante es aprender a tener una alimentación nutritiva y balanceada.

Consume alimentos con probióticos

Los lácteos fermentados, como el yogur, ayudarán en gran medida a tu sistema digestivo en el mantenimiento de una adecuada microbiota intestinal.

Realiza actividad física

Recuerda que los adultos deberían acumular, un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada. También puede ser un mínimo de 75 minutos semanales de actividad aeróbica de intensidad vigorosa.

Además, dos veces o más por semana, se deben realizar actividades de fortalecimientos muscular. Puedes realizar actividades físicas de tu agrado, sin importar el tipo: desde caminar, pasando por tomar clases de baile o natación, hasta ir al gimnasio. Lo más importante es movernos y adoptar la actividad física como un estilo de vida.

Recuerda que todo depende de tu compromiso con tu proceso, que no debes compararte y ser par paciente. Los resultados llegarán de acuerdo a tu compromiso y constancia, pero lo importante es iniciar y trazar metas reales a cumplir.

Si tienes más dudas sobre este tema o quieres consultar con un especialista, te invitamos a solicitar una cita con nuestros nutricionistas, para acompañarte en tu proceso. Estamos para escucharte.

Otros contenidos que pueden ser de tu interés:

La importancia de la actividad física para la salud mental
¿Cuáles son las cantidades de un plato saludable?

¿Quieres hablar con un experto sobre este tema? Conéctate con cualquiera de nuestros especialistas en nutrición.