5 recomendaciones para una buena hidratación

Una buena hidratación es fundamental para mantener un buen estado de salud. El agua es el líquido vital que nuestro cuerpo necesita para su correcto funcionamiento y es indispensable para nuestra supervivencia. Además, un buen balance hídrico es uno de los objetivos principales de una buena nutrición.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua es esencial para el cuerpo humano en cualquier etapa de la vida. Mantener un balance hídrico es fundamental para nuestra vida, recordemos que nosotros podemos durar de 30 a 45 días sin comer, pero sin agua solo podríamos resistir de 3 a 5 días.

No es para menos, nuestro cuerpo está compuesto en un 60% de agua y es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestros órganos. Recuerda que el balance entre ejercicio y una buena hidratación, son algunos de los pilares clave para tener una vida saludable.

Por ese motivo, te contaremos algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para tener una buena hidratación.

1. Elige consumir agua a cualquier otra bebida

Es preferible consumir agua sobre otros líquidos, porque no tienen ningún añadido adicional y realmente nos refresca. Otras bebidas suelen tener grandes cantidades de azúcar añadida u otros productos, cómo el caso de las gaseosas o los energizantes que solo nos deshidratan más.

De igual forma, al consumir principalmente agua durante el día estás previniendo el sobrepeso y otras enfermedades.

2. Consume la cantidad suficiente de agua al día

Los requerimientos de agua varían según el metabolismo de cada persona, las condiciones ambientales y el grado de actividad física que realices. Un adulto promedio debe ingerir un promedio de dos litros diarios, además del agua que nos aportan los alimentos.

3. La sed es una alerta para hidratarnos

La sensación que sentimos cuando tenemos sed, es una alerta de nuestro cuerpo indicando que necesita reponer líquidos perdidos. Aparece cuando hemos perdido del 1% al 2% de nuestro peso en agua y debemos hidratarnos.

Además, recuerda beber al menos 500 ml diariamente por cada grado, cuando la temperatura es superior a los 38°C en el ambiente dónde te encuentras. No esperes a sentir sed para tomar líquidos, porque esta es una señal de deshidratación.

4. Toma agua a una temperatura adecuada

Para hidratarnos correctamente debemos tomar el agua a una temperatura adecuada. En especial, cuando desarrollamos una actividad física se debe tomar en una temperatura entre los 10 a 15 °C antes, durante y después del ejercicio.

5. Consume siempre la cantidad correcta de agua

La deshidratación se puede dar por un consumo inadecuado de agua, por eso es importante beber la cantidad adecuada para no poner en riesgo nuestra salud. Lo ideal es ingerir 8 vasos de agua por día.

Recuerda que la porción promedio por vaso es de máximo 250 ml hasta completar los dos litros por día. Además, se debe beber 600 ml de agua por cada hora de actividad física realizada.

De igual forma, puedes lograr la obtención de líquidos por medio de los alimentos. En promedio, una persona satisface su necesidad de agua diario en un 80% bebiéndola y el 20% restante, con alimentos ricos hídricamente como las frutas y los vegetales.

Beneficios del agua en el cuerpo

A continuación, te contamos los principales beneficios que tiene una correcta hidratación para nuestro cuerpo:

  • Digestión y absorción de nutrientes.
  • Mantiene funciones físicas y cognitivas normales.
  • Buen funcionamiento del corazón.
  • Permite regular la temperatura corporal.
  • Ayuda al buen funcionamiento del aparato respiratorio.
  • Contribuye al buen funcionamiento del cerebro.
  • Mantiene la piel hidratada y elástica.
  • Lubrica las articulaciones y órganos.
  • Mantiene una buena digestión.

Recuerda que una buena hidratación y la actividad física constante, son claves para tener una buena salud. Además, cuando realizamos ejercicio debemos tener un adecuado consumo de agua para recuperar los líquidos que pierde nuestro cuerpo.

Lo ideal es consumir 500 ml de 1 a 2 horas antes del ejercicio, entre 100 a 200 ml de agua cada 15 a 20 minutos de la actividad física y unos 150 ml cada 15 minutos luego de finalizar el ejercicio hasta recuperar el líquido perdido.

Si tienes más dudas sobre la hidratación o quieres aprender como calcular adecuadamente la cantidad de agua que necesitas, te invitamos a solicitar una cita con nuestros nutricionistas para que te brinden la asesoría que necesitas. ¡Estamos para ayudarte!

Otros contenidos que pueden ser de tu interés:

¿Cuáles son los alimentos proinflamatorios y los antiinflamatorios?
La importancia de la actividad física para la salud mental

¿Quieres hablar con un experto sobre este tema? Conéctate con cualquiera de nuestros especialistas en nutrición.