toMe_medicina_funcional_auto_examen

Conoce cómo realizar el autoexamen de los senos

El autoexamen de los senos es un chequeo que las mujeres pueden realizar en su casa, para detectar cualquier anomalía o cambio de forma en el tejido mamario. Muchas lo consideran como un diagnóstico de vital importancia para el cuidado de la salud, ayudando a una detección temprana del cáncer de seno.

Algunas mujeres pueden tener la idea de que realizar el autoexamen de seno es complejo, no saben que buscar o como iniciar. Por tal motivo, no lo practican. Sin embargo, su importancia y el conocimiento de cómo realizarlo es de gran importancia.

Por este motivo, hoy queremos compartir contigo una manera simple de hacerlo en tan solo 5 pasos.

1. Mira tus senos

El primer paso para realizar el autoexamen, es observar tus senos frente a un espejo. Esto se realiza, con el fin de ver si hay cambios como abultamiento, relieves, hundimiento o zonas enrojecidas. También debemos mirar si hay presencia de la piel como una cascara de naranja, con hoyuelos pequeños en una parte del seno.

No te angusties si notas que un seno es un poco más grande que el otro, esto es normal. Excepto cuando el cambio de tamaño sea muy notorio.

2. Toca tus senos

Ahora debes buscar una posición cómoda para ti, puede ser de pie o acostada. Pon la mano izquierda detrás de la cabeza y con la mano derecha toca tu seno izquierdo en búsqueda de masas, abultamientos o secreciones del pezón.

Una vez termines, repite el ejercicio con tu otra mama. En ocasiones es más fácil realizar el examen durante la ducha, debido a que el jabón ayuda a la mano para resbalarse más fácil. Pero si tus senos son muy grandes, es preferible realizar el autoexamen acostada, para permitir una mejor valoración de la parte profunda del seno.

3. No olvides revisar el pezón

Luego de revisar ambos senos y ver si tiene cambios, revisa también tu pezón. Asegúrate de mirar si está hundido o si hay secreciones al apretar suavemente. Además, fíjate si hay descamación de la piel del pezón.

4. No puede faltar la axila

Cuando revises el seno, recuerda también tocar la axila en busca de masas. Es muy sencillo, la idea es conocer tan bien tu seno que en el momento que algo aparezca, puedas saber que es nuevo y consultar a tiempo con un especialista.

5. No olvides revisar tu cuello

Luego de revisar los puntos anteriores, revisa si en la parte baja del cuello tienes masitas. En caso de tener cualquier cambio en el seno, no dudes en consultar.

Cuidarte es muy fácil, solo es cuestión de ver y tocar, conocer tus senos hace la diferencia y puede ayudar a detectar enfermedades a tiempo. Aun así, el autoexamen de seno no reemplaza la mamografía en mujeres mayores de 50 años. En caso de tener esta edad, debes comenzar a consultar para el tamizaje mamográfico. Si tienes alguna amiga o familiar en estás edades, recuerda recomendarles lo mismo.

El autoexamen de seno es una medida simple y sin ningún costo, que puede salvar vidas, enséñala a las mujeres que conoces, tus familiares y amigas. Con esto ayudas a que podamos detectar a tiempo en cáncer de mama.

Recuerda que idealmente debe realizarse una vez cada mes, puede ser luego de que se termine la menstruación para evitar la sensibilidad del seno y molestias. En caso de estar en la menopausia, puedes establecer una fecha fija para la realización, por ejemplo, todos los 15 de cada mes.

Si tienes más dudas o preguntas sobre el tema, no dudes en solicitar una cita con nuestros especialistas en ginecología. Estamos para escucharte.

Otros contenidos que pueden ser de tu interés:

Mitos y realidades sobre la citología y el cáncer de cuello uterino

¿Quieres hablar con un experto sobre este tema? Conéctate con cualquiera de nuestros especialistas en ginecología.