toMe_alimentacion_funcional

Todo lo que debes saber sobre el magnesio en el cuerpo

El magnesio es un elemento químico mineral esencial para todas las células vivas. Es fundamental para que nuestro cuerpo pueda realizar numerosas funciones y es un nutriente importante para mantenernos sanos.

Gran parte del magnesio de nuestro cuerpo se encuentra presente en nuestros huesos, alrededor de un 65% aproximadamente. Además, cumple importantes funciones como: intervenir en la transmisión del impulso nervioso y la relajación muscular.

Además, es indispensable para ayudar a que los músculos, los nervios y el corazón funcionen con normalidad. De igual forma, contribuye a regular el metabolismo que ingerimos en nuestra dieta e influye en la actividad de la vitamina D.

¿Para qué sirve el magnesio?

El magnesio es un nutriente que desempeña muchas funciones cruciales, para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Este mineral participa en más de 300 de las reacciones bioquímicas que realiza nuestro cuerpo, por ejemplo:

  • Apoya la función de los músculos, la del sistema nervioso y la producción de energía.
  • Aporta en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre y la presión sanguínea.
  • Ayuda a formar proteína, masa ósea y el ADN, el material genético presente en las células.

¿Dónde lo puedo adquirir?

El magnesio lo podemos encontrar presente en los alimentos de forma natural, principalmente en los vegetales de hoja verde oscura, pero también puede estar disponible en otros tipos de alimentos.

Algunos de los alimentos a tener en cuenta como fuente de magnesio son: hortalizas como la espinaca, frutas como el banano y el aguacate, nueces como las almendras, leguminosas como el frijol, en la leche y yogurt.

¿Cuánto magnesio necesita mi cuerpo?

La cantidad de magnesio que necesita nuestro cuerpo dependerá de la edad y el sexo de la persona. A continuación, se indican las cantidades promedio recomendadas por día en miligramos (mg):

  • Bebés hasta los 6 meses de edad: 30 mg
  • Bebés de 7 a 12 meses de edad: 75 mg
  • Niños de 1 a 3 años de edad: 80 mg
  • Menores de 4 a 8 años de edad: 130 mg
  • Niños de 9 a 13 años de edad: 240 mg
  • Adolescentes (niños) de 14 a 18 años de edad: 410 mg
  • Adolescentes (niñas) de 14 a 18 años de edad: 360 mg
  • Hombres: 400 – 420 mg
  • Mujeres: 310 – 320 mg
  • Adolescentes embarazadas: 400 mg
  • Mujeres embarazadas: 350 – 360 mg
  • Adolescentes en período de lactancia: 360 mg
  • Mujeres en período de lactancia: 310 – 320 mg

La dieta de muchas personas aporta cantidades de magnesio inferiores a las recomendadas. Sin embargo, cuando se combina la cantidad de magnesio obtenida de los alimentos y la de algún suplemento dietético, el consumo total de magnesio podría exceder las cantidades recomendadas. Por lo anterior, se recomienda la asesoría permanente de un profesional para supervisar la dieta de la persona y la ingesta de suplementos adecuados.

Síntomas de la insuficiencia de magnesio en el cuerpo

La insuficiencia de magnesio en el cuerpo a corto plazo, no produce síntomas evidentes. Sin embargo, el consumo insuficiente de magnesio de forma prolongada puede causar deficiencia de magnesio.

Los síntomas debido a la falta de magnesio tienen tres categorías:

Síntomas iniciales: pérdida de apetito, presencia de nauseas y vómito, fatiga y debilidad.

Síntomas de deficiencia moderada: entumecimiento, hormigueo, contracciones musculares y calambres, convulsiones, cambios de personalidady latidos cardíacos irregulares.

Deficiencia grave: hipocalcinemia o bajo nivel de calcio en el cuerpo y hipocaliemia obajo nivel de potasio en la sangre

¿Qué efectos secundarios puede producir el consumo de magnesio?

Los efectos secundarios por una alta ingesta de magnesio no son muy comunes, debido a que el organismo generalmente elimina las cantidades en exceso. Sin embargo, al tomar una abundancia del mineral de manera suplementaria, puede traer consigo algunos efectos secundarios.

El efecto secundario más común que puede presentarse por el exceso de magnesio, suele ser la diarrea. Esto sucede debido a que esta cantidad inusual del mineral suele eliminarse por el recto y también por la orina. Otros efectos secundarios pueden ser los vómitos, las náuseas constantes o la transpiración intensa. En cualquier caso, no es algo muy habitual que suceda.

En caso de presentar alguno de estos síntomas o tener más dudas sobre la correcta ingesta de magnesio, te invitamos a solicitar una cita con nuestros especialistas en nutrición. Recuerda que si deseas tomar algún suplemento, lo ideal es contar con una supervisión constante de un especialista para cuidar tu salud y alimentación.

Otros contenidos que pueden ser de tu interés:

¿Realmente sirven los suplementos de proteínas para aumentar la masa muscular?
¿Qué es la vitamina D y cómo podemos conseguirla?

¿Quieres hablar con un experto sobre este tema? Conéctate con cualquiera de nuestros especialistas en nutrición.