Como mejorar la salud intestinal

7 cosas que puedes hacer para mejorar tu salud digestiva

La salud del aparato digestivo y los miles de millones de microbios que viven en su interior, se han relacionado no solo con afecciones intestinales, sino también con afecciones como depresión y ansiedad, Alzheimer, diabetes y enfermedades autoinmunes. Las investigaciones muestran que cualquier alteración en la salud del intestino. Los desequilibrios como el intestino permeable o la disbiosis, pueden afectar tu salud de innumerables formas, que no parecieran estar relacionadas con la digestión en absoluto. ¿Cómo empezar a cuidar tu intestino? En toMe te acompañamos y por eso hoy queremos traerte 7 recomendaciones para mejorar tu salud digestiva.

1. Evita los alimentos que dañan tu salud intestinal

Se sabe que ciertos alimentos sabotean la salud intestinal, por lo que reducir la ingesta de estos alimentos es fundamental para la salud a largo plazo de su intestino. Los elementos perjudiciales más comunes de la salud intestinal son el azúcar, los alimentos procesados, el gluten, el alcohol y los cultivos tratados con pesticidas. Estos alimentos pueden disminuir la cantidad de bacterias beneficiosas, permitiendo que las bacterias «malas» y las levaduras crezcan en exceso, dañen la barrera intestinal y contribuyan a la inflamación y al intestino permeable. Si deseas mejorar tu salud intestinal, evitar estos alimentos tanto como sea posible es un buen punto de partida.

2. Incluye un suplemento probiótico en tu dieta.

A veces, nuestros cuerpos necesitan un poco de apoyo adicional, más allá de lo que podemos obtener de los cambios en la dieta y el estilo de vida. Ahí es donde entran los suplementos. Y cuando se trata de mejorar la salud intestinal, existen 3 suplementos fundamentales que aportan demasiado a nuestro cuerpo:

  • Prebióticos: A menudo se olvidan, pero son extremadamente importantes porque son, esencialmente, el alimento que a los probióticos les gusta comer. Los probióticos y los prebióticos trabajan sinérgicamente juntos para ayudar a equilibrar el microbioma. 
  • Probióticos: Infunden a su intestino una dosis saludable de bacterias beneficiosas, que pueden ayudar a reequilibrar el microbioma y crear un entorno intestinal que sea más propicio para la salud en general.
  • L-glutamina: Es un aminoácido que se encuentra en el cuerpo y en ciertos alimentos. Es la principal fuente de combustible para las células que recubren la pared intestinal y desempeña un papel importante en el mantenimiento de la integridad de nuestro revestimiento intestinal y mucosas. Por esta razón, a menudo se usa para apoyar la salud intestinal y ayudar a reparar el intestino permeable, una condición de salud intestinal caracterizada por una mayor permeabilidad intestinal.

Super importante: antes de comenzar con cualquier suplemento nuevo, habla con un especialista sobre tu necesidad. Los especialistas de toMe crean todo un plan personalizado de alimentación y suplementación, que incluyen tipos y dosis, para cada persona en función de los resultados de las pruebas de laboratorio.

3. Incluye mucha más fibra en tu alimentación

La fibra es uno de los súper ingredientes más comúnmente ignorados, pero es increíblemente importante para mejorar tu salud intestinal y tu salud en general (incluso protege tus pulmones). Trata de consumir de 30 a 50 gramos de fibra por día. Puedes alcanzar este objetivo consumiendo verduras, frutas, legumbres y cereales integrales sin gluten. Si todavía tienes dificultades para llegar a los 30 gramos al día, te recomendamos agregar 2 cucharadas de fibra concentrada (semillas de chía o linaza molida) a un batido.

4. Usa medicamentos solo cuando los necesite

El intestino tiene que descomponer y procesar la mayoría de los medicamentos que consumimos por vía oral, para que puedan ser absorbidos por el torrente sanguíneo. Y, lamentablemente, algunos medicamentos pueden dañar tu microbioma cuando están en el intestino. Como por ejemplo los antibióticos, que, si bien están haciendo el importante trabajo de matar las bacterias que amenazan tu salud, también pueden acabar con muchas de las bacterias beneficiosas que viven en tu intestino, pero también puede ser cierto para otras bacterias comunes. Dentro de la lista también podemos incluir medicamentos como esteroides, anticonceptivos hormonales y antiinflamatorios no esteroides, que incluyen analgésicos de venta libre como Advil o Ibuprofeno.

Por esta razón y muchas otras, los medicamentos solo deben usarse cuando sean absolutamente necesarios y antes que nada, evita la automedicación, para esto nuestros especialistas pueden ayudarte a tomar decisiones sobre los medicamentos y siempre recomendarte cambios en la dieta y el estilo de vida antes de recurrir a opciones de venta libre.

5. Bebe (suficiente) agua

El agua potable beneficiará tu salud de formas casi infinitas, pero una de las más importantes es su capacidad para mantener las cosas «en movimiento» en tu tracto digestivo. Entonces, ¿cómo saber si estás bebiendo suficiente agua? Si bebes lo suficiente, tu orina será transparente o de color amarillo claro. Si tienes dolores de cabeza, tienes la piel y los labios secos o te mareas con frecuencia, es posible que estés deshidratado.

6.  Lleva una dieta diversa

Entre más diverso sea lo que comemos, más diversa será su composición microbiana intestinal. Esto significa que es una buena idea evitar comer lo mismo todos los días. Diferentes alimentos alimentan a diferentes tipos de bacterias intestinales, lo que ayuda a cultivar un microbioma diverso. Cuanto mayor sea la diversidad de su microbioma, mayor será la cantidad de diversos beneficios para la salud que obtendrá, como un sistema inmunológico más fuerte y resistente, además, la baja diversidad microbiana se asocia con muchas enfermedades autoinmunes crónicas, afecciones cardiometabólicas y obesidad, continúa.

¿Necesitas acompañamiento para ajustar tu rutina alimentaria? Si sientes que estás en una rutina nutricional aburrida y que quizás no estás obteniendo lo mejor de tu alimentación, nuestras especialistas en medicina integrativa y funcional pueden ayudarte a expandir tu dieta.

7. Cuidado con el estrés

Si alguna vez has tenido dolor de estómago cuando estás estresado, ya has experimentado la conexión entre el intestino y el cerebro en acción. Los científicos han estado estudiando el vínculo entre estos dos sistemas durante años y han descubierto que el estrés es tóxico para el cuerpo y el intestino no es una excepción. La buena noticia es que existen muchas formas efectivas de mitigar el estrés. Intenta meditar 10 minutos diarios, realiza yoga, sal a caminar sin tu teléfono (desconectarte es super importante). También anímate a empezar un reto de actividad física que te permita liberar la mente y pensar en otras cosas mientras eliminas la tensión. 

Si deseas mantener una salud intestinal óptima, cualquiera de estos siete consejos es un buen comienzo. Puedes ir probando cada uno por separado o todos al mismo tiempo (como lo desees). Verás los beneficios no solo en tu salud intestinal, sino también en tu estado de ánimo, niveles de energía y salud en general.

¿No quieres empezar sola? ¡Suscríbete al Plan de Salud Repara! un plan de medicina integrativa y funcional, que junto a lo mejor de la tecnología te permitirán sanar realmente desde la raíz. 

Síguenos en Instagram