6 razones por las que te sientes hinchada frecuentemente

6 Razones por la que te sientes hinchada frecuentemente y qué hacer al respecto

Muchas de nosotras nos hemos sentido inflamadas de vez en cuando. Pero cuando esto se vuelve recurrente, realmente hay que prestar atención pues hay algo mucho más importante detrás de este problema (y no, no es normal). A continuación te contaremos las 6 razones por las que te sientes hinchada frecuentemente.

Empecemos por lo primero, ¿Cuándo es normal sentirse inflamada?

La hinchazón es una de las quejas gastrointestinales más comúnmente reportadas, según una investigación publicada en la revista Gastroenterology & Hepatology. Pero si bien la hinchazón es común, solo una cierta cantidad se considera normal o saludable.

Sentirnos inusualmente llenas y apretadas si devoramos la comida rápidamente, es normal, ya que esto puede llevar exceso de aire al estómago. Pero si lo estamos experimentando con casi cualquier cosa que comemos y es difícil identificar los desencadenantes de los alimentos, eso es una señal de alerta. Si has estado experimentando hinchazón y malestar durante un período prolongado (como en más de un año) , y / o has tenido problemas digestivos de por vida, es el momento de profundizar en las causas fundamentales.

¿Qué es la hinchazón?

Bueno, debido al exceso de aire o gas que se atasca en algún lugar del tracto digestivo, se produce la hinchazón. Esta puede ser gas atrapado en el intestino grueso, o también puede ser un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado que fermentan los alimentos que estás comiendo y causan esta hinchazón. Tu cuerpo intentará aliviar esa hinchazón liberando el aire adicional o gas, a través de eructos o flatulencias. 

¿Porqué se da la hinchazón excesiva y que puedo hacer al respecto?

Si padeces de hinchazón constante, cualquiera de las siguientes 6 razones podría ser la causa. Pero no te preocupes, cada causa tiene una solución.

1. Estrés

Si tu hinchazón persistente es un problema nuevo (menos de 6 meses), el estrés puede ser el culpable. Comer mientras estás estresada o con prisa puede dificultar la digestión de la comida, lo que lleva a esa incómoda sensación de hinchazón. Esto se debe a que cuando estamos estresadas, nuestro cuerpo está en modo atención o huida (es decir, tu sistema nervioso simpático está activado). Por lo tanto tu cuerpo le dará prioridad al manejo de la amenaza percibida , enfocando su energía solo a esto y ralentizará o incluso detendrá la digestión.

La solución:

Lleva un “diario de bienestar” durante un par de semanas para poder controlar los niveles y síntomas del estrés. Anota los alimentos que ingieres al desayuno, almuerzo y cena, niveles de estrés (te sugerimos medirlos de 1 a 10) y los síntomas que puedas sentir. Esto te ayudará a identificar qué podría estar causando tu hinchazón.

Si descubres que el estrés es un desencadenante de tu hinchazón, comienza por respirar profundamente varias veces antes de comer. Respirar profundamente con el vientre de tres a cinco veces antes de comer puede ayudar a calmar el sistema nervioso, de modo que no esté en ese modo de lucha o huida mientras come.

Para hacerlo, coloca las manos sobre el abdomen y respira profundamente por las fosas nasales. Mientras inhalas, debes sentir que tu vientre se empuja contra tus manos. Luego, mientras exhalas, lleva el vientre hacia la columna. Realiza estos ejercicios de tres a cinco veces, deberías sentirte más relajada al comenzar tu comida. 

Extra tip: Guardar tu celular, apagar el televisor o guardar el computador durante toda la comida: Te permitirá seguir en calma y pondrá tu cuerpo en modo de reposo y digestión, cuando aumenta la actividad intestinal.

2. Sensibilidades e intolerancias alimenticias

Algunas personas simplemente tienen dificultades para digerir ciertos alimentos, como el gluten, los lácteos o incluso las verduras crudas. Entonces, antes de diagnosticar un problema más serio, recomendamos que las pacientes comiencen por eliminar los culpables principales como azúcares agregados, gluten y productos lácteos para averiguar si la sensibilidad a los alimentos puede ser el problema real. Luego, si aún tienes problemas después de eliminar estos alimentos, tu médico puede comenzar a buscar otras causas, como SIBO o desequilibrios en el intestino grueso, razones por las que puedes sentirte hinchada frecuentemente .

La solución:

Si deseas probar una dieta de eliminación, consulta con nuestras especialistas en Medicina Integrativa y Funcional, las cuales te podrán guiar a través de nuestro plan personalizado y ayudarte a identificar los alimentos que pueden estar agravando los problemas digestivos. También podrán responder las preguntas que tengas en el camino y acompañarte.

3. SIBO

También conocido como sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, SIBO por sus siglas en inglés, se caracteriza por un exceso de bacterias en el intestino delgado. Cuando la comida llega al intestino delgado, el exceso de bacterias se la come, creando un excedente de hidrógeno y gases metano. Los gases eventualmente se acumulan en los intestinos, lo que lleva a la famosa hinchazón.  Si ya has descartado intolerancias alimentarias específicas y continuas presentando hinchazón durante varios años, SIBO podría ser el causante de tu malestar.

¿Necesitas acompañamiento de un especialista? Si sientes que estás en una rutina nutricional aburrida y que quizás no estás obteniendo lo mejor de tu alimentación, nuestras especialistas en medicina integrativa y funcional pueden ayudarte a expandir tu dieta.

La solución: 

Tu especialista puede diagnosticar SIBO realizando una prueba de aliento para medir los niveles de metano e hidrógeno en tu cuerpo. Si tienes SIBO, tu especialista creará un tratamiento específicamente para ti, el cual puede variar según la gravedad del caso y puede incluir antibióticos, suplementos herbarios antimicrobianos, de curación intestinal, agentes de motilidad, combinados además, con estrategias dietéticas específicas y consideraciones de estilo de vida.

4. Disbiosis

La hinchazón es un síntoma común de disbiosis o un microbioma intestinal desequilibrado. Cosas como una dieta alta en azúcares, alimentos procesados, falta de sueño y actividad física limitada se han relacionado directamente con la promoción del desequilibrio y la falta de diversidad en las bacterias intestinales, lo que puede dar lugar a problemas digestivos. Los microorganismos que ocurren naturalmente en tu tracto gastrointestinal también pueden desequilibrarse fácilmente por el uso de antibióticos o intoxicación alimentaria.

La solución:

Si tienes disbiosis, es posible que puedas controlar los síntomas controlando el estrés, ajustándote a una dieta antiinflamatoria e implementando otras estrategias de sanación intestinal, como alimentos y suplementos funcionales. A través del Plan de Salud Repara podrás trabajar con una especialista y nuestro coach de salud para encontrar la combinación correcta de cambios en el estilo de vida para resolver la hinchazón y llegar a la causa raíz de tus síntomas, ya que puede verse diferente para todos.

5. Gastroparesia

La gastroparesia es una afección en la que el estómago no puede vaciar los alimentos a un ritmo normal y la hinchazón es un síntoma común. Es más común en aquellos con diabetes mal controlada, trastornos del tejido conectivo como esclerodermia, enfermedades autoinmunes, trastornos de la alimentación o aquellos que se han sometido a una cirugía del tracto intestinal superior que ha provocado daño al nervio vago. Si tu médico sospecha que puedes tener gastroparesia, es posible que te hagan una prueba de azúcar en la sangre. Así como también una prueba de vaciado gástrico para ver cuánto tiempo tarda la comida en moverse por el estómago.

La solución:

Al igual que con la mayoría de las otras causas comunes de hinchazón, es posible que puedas aliviar tus síntomas haciendo cambios en el estilo de vida. Es decir, priorizar los alimentos que son más fáciles de digerir, como los alimentos bajos en grasa, las sopas, los alimentos en puré, las frutas y verduras bien cocidas. Para este paso el equipo médico de toMe puede acompañarte, agenda tu primera cita de asesoría aquí.

6. Estreñimiento

Cuando estás estreñido, las heces se quedan en el colon por más tiempo de lo habitual, lo que les da a las bacterias más tiempo para fermentar lo que contienen. ¿Y cuál es el resultado? Exceso de gases e hinchazón. El estreñimiento crónico también puede estar relacionado con otra afección, como SIBO o hipotiroidismo.

La solución:

Si estás constipada e hinchada con frecuencia, los cambios en el estilo de vida como aumentar el movimiento diario, beber más líquidos (como agua, té de hierbas) y aumentar la ingesta de fibra pueden tener un gran impacto.

Super importante: éstas son solo 6 razones por las que te sientes hinchada, pero con una evaluación y mayor análisis sobre tu estilo de vida, el equipo de especialistas de toMe podrán encontrar un mayor detalle frente a lo que te sucede y crear todo un plan personalizado de alimentación y suplementación, que incluyen exámenes médicos, dieta y suplementación, para cada persona en función de sus afectaciones.